Capítulo 7.- Las cosas son diferentes